Es cierto que no existe un manual sobre cómo tomar buenas decisiones, pero en Smart creemos que hay algunos pasos básicos que te servirían para elegir correctamente lo que más te conviene, si tu interés es complementar tu formación académica y profesional este blog es para ti.

La educación continua es una herramienta útil en el proceso de formación de un individuo, en ella están comprendidos todos los cursos de profundización, talleres, diplomados o cursos de idiomas que complementarán a la perfección tus habilidades, pero el inconveniente más común después de saber que quieres hacer es ¿en dónde estudiar? 

Hay múltiples lugares con renombre y otros no tan conocidos que sin duda hacen grandes promesas antes de empezar el proceso y que al final terminan decepcionando a más de uno. ¿Qué expectativas tienes?, ¿qué te gustaría realmente reforzar o perfeccionar?, ¿prefieres nombre famoso o alta calidad?, ¿lo elegiste por presión social o realmente te convenció?, estas y otras preguntas te ayudarán en el proceso, y aunque la decisión es difícil creemos que estos tips te permitirán tomar una buena decisión cuando de educación y aprendizaje se trata.

1. Piensa en las consecuencias.

Es importante evaluar en que concluirá tu decisión, ya que después de haberla tomado surgirán una serie de eventos en cadena que serán favorables o perjudiciales para ti dependiendo de la decisión que hayas tomado. 

El anticiparte al futuro te permitirá saber qué tipo de resultado obtendrás al finalizar el curso, ¿saldrás realmente preparado?, ¿el contenido programático si cumplirá con tus expectativas?, ¿cuál es el perfil que obtendrás al terminarlo?

2. No dejes que solo tu corazón decida.

¿Has conocido a personas que después de ver una oferta van a su casa a pensar en los beneficios que tendrán, hacen cuentas y cuando se sienten listos vuelven al almacén y ahí si aprovechan la oferta? Creo que muchos de nosotros tan solo evaluamos si nos alcanza el dinero en el mismo momento en el que vemos la oferta, pero si es algo que realmente anhelamos no lo pensamos más de dos veces para aceptar dicho intercambio financiero, quizás algunas de estas hazañas económicas hayan salido favorables, pero otras no, eso solo lo comprobamos después de un tiempo, pero con la educación nuestro instinto de alerta por ofertas tiene que excavar un poco más profundo, pues no siempre obtendremos el resultado que queremos si nos dejamos guiar solo por las emociones y el corazón.

La famosa frase “aplican condiciones y restricciones” en este caso es vital, porque solo conociéndolas podremos saber realmente qué beneficios tendremos con esos descuentos, porque si en menos de 6 meses te proponen conquistar el mundo con un idioma quizás haya “gato encerrado” en esa oferta y sería mejor usar tu sentido común y aterrizar tus expectativas.

3. Reduce tus opciones.

Tener demasiadas opciones para elegir a veces puede requerir procesar más información, lo que puede confundirnos, hacernos perder tiempo y quizás aumentar el riesgo de equivocarnos al tomar una decisión.

Es bueno evaluar los pros y contras de 2 o 3 academias que te ofrezcan un mismo curso, taller o diplomado, pero es muy sabio ser objetivo al momento de establecer prioridades y descartar la menos eficiente. Debes tener en cuenta que el lugar que vayas a elegir tiene que contar con certificaciones nacionales y/o internacionales, oferta horaria que se adecúe a tu ritmo de vida, docentes calificados y metodologías innovadoras enfocadas en tus necesidades de aprendizaje, entre otros.

4. Evita la presión social.

Aunque nadie es inmune a la presión de sus amigos, no dejes que otros tomen la decisión por ti. Es importante conocer las opiniones de las personas a tu alrededor, amigos y familiares que puedan darte una perspectiva un poco más amplia, pero recuerda que solo son opiniones y comentarios, algunos de ellos basados en supuestos, eres tú quién decide finalmente qué hacer.

5. Arriésgate con algo que realmente te guste.

Para nadie es un secreto que hacer las cosas porque sí no es sinónimo de hacerlas bien, cuando estás aprendiendo algo que realmente te apasiona las cosas funcionan de manera diferente, por eso, si quieres complementar tus estudios puedes elegir estudiar algo, no solo de acuerdo con tus habilidades profesionales sino también con tus gustos personales, quizás a los que no les gusta el inglés, les funcionaría mejor el francés o viceversa. ¡Tú eliges!

6. Toma el riesgo.

Lanzarse puede ser la aventura más emocionante de todo el proceso. Lo importante es que tengas seguridad en tu decisión y te muestres convencido de que la opción correcta es la que has elegido.

Finalmente, no improvises, tu aprendizaje es muy importante, así que tómate el tiempo para #PensarSmart y decidir por la mejor opción.